Cuando la economía de guerra te hace pedir a un freelance que trabaje (casi)gratis


Andaba yo ayer tan contenta camino de la estación para coger el tren a pesar de que tengo la gran suerte de no tener que hacerlo a diario. Tenía una primera reunión con unas personas que, al parecer, estaban interesadas en hacer algo en redes sociales, así que ante la perspectiva de un posible nuevo proyecto, una sonrisa de oreja a oreja se dibujaba en mi cara.

Llegué puntual a la hora en que me habían citado y las dos personas que me recibieron comenzaron a explicarme, con menos que más soltura, lo que necesitaban para luego poder presentarme a su superior y terminar de concretar.

Bien, dicha presentación nunca tuvo lugar. Es más, la reunión apenas duró 20 minutos, de los cuales más de la mitad estuve hablando yo. Pero esto fue después de que me dijeran que no tenían dinero.

Sí, sí, habéis leído bien: me dijeron que no tenían presupuesto. Cero patatero. Nothing de nothing. Nasti de plasti, o como cada uno lo quiera expresar. Que estaban en una “economía de guerra” y no podían gastar nada ¿Os imagináis la cara de circunstancia que se me quedó? Ahora es cuando echo de menos este emoticono del WhatsApp que tiene unos ojos como platos, aunque en el momento trataba de esbozar (o más bien forzar) una sonrisa ante tamaño despropósito.

Atónita

Por lo menos, tampoco pretendían que lo hiciera gratis gratis. Lo que me proponían era llevarme un porcentaje por cada visita que consiguiera llevar al lugar. Por lo visto anteriormente hubo una persona que se dedicaba a promocionar así este sitio en el ámbito offline, y según me comentaron era el que más cobraba de todos los trabajadores. Pero claro, se había jubilado…

Así que ahí es cuando pasé a explicarles un poco cómo funciona “esto” del Social Media Marketing, porque la sensación que me dio es que no tenían ni una ligera idea. Les dije que independientemente de si conseguía generar gracias a mi gestión 0 visitas o 100, mi trabajo diario lo iba a hacer igual, y que entendía que estuvieran en esa situación de “economía de guerra”, pero que a mí la actual coyuntura también me afecta (esos clientes que no te pagan y te deben un auténtico dineral… esos ;) ), y que yo tengo que dar de comer a mi niña, pagar las facturas y un largo etc etc etc. Por lo tanto, los proyectos en los que me embarque me tienen que compensar económicamente.

Otra cosa distinta sería aceptar un presupuesto super ajustadito, aunque como freelance sepas que en la práctica vas a invertir mucho más tiempo del que te van a pagar, pero al menos te pagan algo. O incluso fijar una cantidad de base, aunque sea más bien baja, y llevarte una comisión por cada visita generada. Sí, como el variable de toda la vida tan típico en trabajos comerciales. Pero esto, señoras, no, es inviable.

Así que se disculparon por haberme hecho ir, y entre muerta de la risa y perpleja, me fui calle abajo a coger de nuevo el tren de vuelta a la realidad.

Quizás alguno me dirá que la realidad es que muchas empresas pretenden que hagas el trabajo sin ofrecer ni un duro a cambio (por ejemplo, este empresario), pero yo, a estas alturas de la película, me niego a jugar a ese juego, que hace ya años que pasé mi etapa de becaria (por supuesto con todos mis respetos hacia los becarios), me he formado, he estudiado, he trabajado y ahora intento ganarme la vida ofreciendo mis servicios. ¿Lo próximo qué será, pagar por trabajar?

#GratisNoTrabajo

Gratis no trabajo ¡GRACIAS!

Anuncios

22 comentarios sobre “Cuando la economía de guerra te hace pedir a un freelance que trabaje (casi)gratis

    1. QUE NO, QUE NO, QUE NO!!!!! ;)

      Ya te digo nena… Me gustaría pensar que lo de ayer se debió a que eran señoras de la “vieja escuela” y no controlaban mucho del tema, por lo que tampoco sabían las implicaciones que tenían. Pero aún así… ¡surrealista!

      Gracias a ti por el comentario Moni, a ver si hablamos pronto y nos ponemos al día! Un besazo

    1. Pues sí, aunque en este caso no sé si es tanto que no lo saben valorar porque no les da la gana o más bien que no entienden de qué va la vaina, en cuyo caso aún sería una excusa “aceptable”.

      Un beso!

  1. pues si, yo me he encontrado con un contrato para ir a moderar un grupo a Badajoz por 150€ míseros € y que como llovía e Iberia no despegó, pretendían que yo pagase 3000€ por los costes de un trabajo no realizado. Juas, juas, juas. Nos falta el emoticono del corazón en elevación ,.I…

  2. Hace poco fui a una entrevista en la que encajaba 100% en el perfil excepto que buscaban a algún estudiante que no cobrara…
    El problema es que no encuentran ningún estudiante que cumpla los requisitos y encaje en el perfil…
    Si es que… vaya problemón pobrecitos ;)

  3. Vaya bajón!!, en los tiempos que corren, te puedes encontrar con cualquier cosa. Está claro, que si alguna vez, quieres hacer algo gratis, es porque el proyecto, o el motivo del mismo, te interese o te compense por otro lado.

    Sino como bien dices, Duendecilla y familia, tienen unos gastos, y una vida que gestionar.
    Así que hagan el favor de pagar, que para eso, te has formado y dedicas tu tiempo, y energía.

    Un besote guapa!!

    1. Sí, bueno, más que bajón, alucine, porque como la propuesta era totalmente de coña ni me dio tiempo a darme el bajón jajajaja.

      Y es eso, yo sí he aceptado proyectos donde le remuneración económica estaba bastante por debajo de mi dedicación, pero quizás me compensaba por otro lado, porque me molaba el proyecto y me apetecía hacerlo.

      En fin, ¡a otra cosa mariposa! :)

      Besotes

  4. Es MUY fuerte!
    Nos has contado la cara q se te ha quedado a ti pero ¿qué cara han puesto ellos para proponerte semejante cosa? Con qué cara se le dice a alguien q curre by the face???

  5. Bueno, acto seguido a que te marcharas, descartada la opción de que un profesional trabajara para ellas gratis seguramente empezaron a planificar como meter a un “becario” también gratis a hacer el trabajo. Es la segunda opción de este tipo de empresas, dejar su imagen en las redes sociales en las manos de alguien que no conoce el oficio siempre y cuando no les cueste nada. Besos.

    1. Pues sí, es una verdadera pena… Ojala las empresas comprendieran mejor el alcance, potencial y funcionamiento de las redes sociales. Los profesionales del Social Media tenemos una parte de responsabilidad en el asunto, pero también hace falta una mentalidad abierta y la voluntad de querer comprenderlo y, sobre todo, valorarlo.

  6. ¡Qué vergüenza ajena produce a veces la gente! No sé de dónde sacan el valor para hacer esos planteamientos porque hay que tener estomágo para decir algo así.

    Estoy contigo totalmente, Bel. Gratis no trabajo.

    Enhorabuena por el post.

    Besos,

    Carmen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s