Bebé a bordo: ¿adiós a la vida social?


Antes de dar a luz leí este post de Cuerpo de Diosa y aunque cierta razón no le falta, ya entonces no terminó de convencerme del todo. Ahora, con un bebé de 6 meses y medio en mi vida, creo que puedo opinar con conocimiento de causa y sus ideas siguen sin convencerme del todo.

A ella le preocupa la posibilidad de quedarse sin vida social en el momento en que se convierta en madre y tener que renunciar a salir a cenar y a bailar con las amigas, tomar cañas, ir al cine o irse de vacaciones con ellas.

Baby on board © Juan Luis Muñoz López

Sí estoy de acuerdo en que algunas madres y padres renuncian de manera voluntaria a su vida social pensando que van a perjudicar al bebé o que son malas madres (palabras textuales suyas), y no lo comparto. Pero no creo que sea ni mucho menos la inmensa mayoría de las parejas ni que se pueda generalizar (al menos yo personalmente no conozco ninguna que lo haga y más bien debe ser algo excepcional).

Sobre lo de que en los primeros meses es complicado moverse con el bebé, bueno… a medias (hablo siempre desde mi propia experiencia, que lógicamente, no tiene por qué coincidir con el resto). Es obvio que algo te limita moverte con él, pero en mi caso desde el principio nos movíamos con la Duendecilla a casi todos lados y en absoluto nos recluíamos en casa por el mero hecho de tener que hacernos cargo de una recién nacida.

Claro, que yo le doy el pecho, pero si la madre no puede o no quiere hacerlo, quizás sí sea más coñazo tener que estar preparando biberones, hervir el agua, llevarla en un termo, llevar aparte la leche en polvo, etc etc etc Por eso para mí es comodísimo la lactancia materna (llevar el alimento de la baby en mi cuerpo, siempre a la temperatura idónea, y poder ofrecérselo en el momento en que lo pida, no tiene precio ;) ), pero esto es algo muy personal y hay madres a las que les da cosilla lactar si no es en la intimidad.

Precisamente este tema (lactar en público) es bastante polémico en la madresfera y algunas madres hasta califican el acto de “exhibicionista”, algo en en lo que estoy en profundo desacuerdo porque al menos yo no tengo ninguna necesidad de mostrar mis pechos al personal, mi única finalidad es alimentar a mi bebé y me parece una de las cosas más naturales y hermosas de esta vida; me cuesta trabajo entender cómo puede haber personas (sean mujeres u hombres) que lo vean con mirada sucia y me imagino lo mal que lo pasarán y lo nerviosas que se pondrán simplemente con encender la tele y ver la publicidad, películas, videoclips… o al salir a la calle y observar la actitud provocativa de algunas personas.

Pero volviendo al tema, es evidente que la mater/paternidad es uno de los cambios más importantes en la vida de una persona (bueno, también en su casa, como bien nos contaba Desmadreando): antes de llegar el bebé tu máxima preocupación y responsabilidad era cumplir con tu trabajo lo más eficientemente posible (eres una profesional), ponerte a tono en el gym (es lo que tiene ser sportaholic), sacar tiempo del fin de semana para hacer las mil y una Hausaufgaben encargadas por la Deutsche Lehrerin (conforme iba subiendo de curso, más deberes y más complicados), poner lavadoras a troche y moche para que al mejor monitor del mundo no le faltaran sus modelitos deportivos, pensar con quién quedabas el fin de semana y planear si las siguientes vacaciones te ibas a la playa o a la montaña.

Con la llegada de un bebé tu centro pasa de estar en ti misma y en tu pareja a la nueva criatura divina, y por supuesto que tus prioridades cambian por completo y se te abre todo un mundo por explorar y por aprender, porque a ser mamá se aprende a marchas forzadas y sobre la marcha, por muchos libros que hayas leído o webs que hayas visitado (aunque tengo que decir que leer las experiencias de otras mamás algo ayuda, aunque luego sea una carrera de fondo que tienes que correr tú misma).

I <3 my mombie (imagen sacada del twitter de @mimamamemola)

Ahora bien, que ahora tengas una bebita a la que dedicar toda tu energía no tiene por qué significar perder a tus amigos u olvidarse del resto del mundo. Por lo menos nosotros seguimos saliendo a comer, a cenar, a tomar unas cañas, a pasear a la sierra… ¡con ella, of course! Hasta me ha acompañado a una reunión de trabajo (entre colegas, eso sí :P). Al cine… pues sí vamos menos que antes, pero en el resto de planes simplemente hemos tenido que hacer unos pequeños ajustes, principalmente en los horarios: en lugar de quedar a las 10 u 11 de la noche para cenar, quedas a las 9; en lugar de quedar a las 8 o las 9 para tomarte unas cervecitas, quedas a las 5 o las 6.

También puedo entender que a los amigos no siempre les apetezca cambiar unos copazos bien entrada la noche por una tarde o un mediodía en el parque con unas sencillas cañas, y aunque es verdad que eso de manera puntual se puede seguir haciendo si la otra parte de la pareja se hace cargo, yo lo he hecho en contadas ocasiones (personalmente, la idea de volver a casa a las mil y luego pasar el día siguiente en plan mombie sin poder estar al 100% para la baby y mi pareja… no me compensa). Y respecto a las vacaciones o a pasar un fin de semana fuera, reconozco que, si no es con mi niña, de momento ni me lo planteo, pero vamos, a decir verdad, hace ya unos años que mis vacaciones las paso en pareja (si acaso con alguna otra pareja de amigos), y por lo tanto este verano en absoluto voy a tener la sensación de que estoy renunciando a nada.

Pareja

Según dice el post de Cuerpo de Diosa, los psicólogos opinan “que por ser padres no hay que olvidarse del resto del mundo, en la medida de nuestras posibilidades, y con su colaboración, hay que cuidar a los amigos“. Como he comentado, desde mi punto de vista no es necesario dejar de lado a los amigos, pero me hace gracia esa recomendación de los psicólogos porque considero que si hay alguien a quien tiene una madre o un padre que cuidar, es en primer lugar su bebé y si acaso, en segundo, a tu pareja, porque eso sí es una realidad: la pareja sí pasa a un segundo plano y es importante cuidarla y cultivarla para que no se resienta. Todo un reto ante el escaso “tiempo libre” que te deja un bebé.

Papás y mamás ¿qué opináis de todo esto vosotros?

* Imagen Baby on board | JML

Anuncios

33 comentarios sobre “Bebé a bordo: ¿adiós a la vida social?

  1. La gente habla desde la ignorancia. A mí todo el mundo me advertía de que tener un hijo acabaría con mi libertad. Nada más lejos de la realidad. Sigo haciendo lo mismo de siempre. Evidentemente no salgo de fiestas hasta las tantas, pero ya no lo hacía antes. Mi vida es diferente pero mucho mejor que cuando no tenía a mi Bichi. Incluso he de decir que me obliga a tener más vida social. Antes un día de sol me quedaba en mi casa o me daba una vuelta con mi marido. Ahora me voy al parque y lejos de aburrirme (como todo el mundo me decía) me lo paso pipa con Bichi y charlando con otras mamás y papás.
    La vida con hijos (para mí) es mucho más divertida y gratificante. Escuchar un te quiero, ver dibujos, ir al parque… Volver de alguna manera a revivir la infancia, es genial.
    En cuanto a lo de amamantar en público y el exhibicionismo, me siento un poco aludida por mi post sobre la lactancia http://mamababyblue.wordpress.com/2012/03/27/la-requetelactancia-materna/.
    Verás, yo no lo considero un acto exhibicionista. Es algo natural y precioso. Y yo lo haría en público. Lo que me parece vulgar es aquellas mujeres que se sacan el pecho entero delante de todo el mundo mientras amamantan. Para mí, es un acto íntimo.
    A ver, no es comparable. Pero, te pongo un ejemplo, yo cuando voy al baño a hacer mis necesidades me gusta estar sola. No quiero que entre ni mi marido ni mi hijo. No por vergüenza, sino por intimidad (que es distinto). Pues lo mismo, con amamantar. Llegado el caso y, si es necesario, lo hago en público. Pero, pudiendo elegir, me gusta que sea un acto íntimo entre mi hijo y yo, lejos de bullicio o miradas. Y no por una connotación sexual. Para nada. Es simplemente, un momento íntimo entre mi hijo y yo.
    De la misma manera, que no practico el nudismo, pues lo mismo con esto. Ahora respeto a las personas que lo practican, pero también quiero que respeten mis principios (que si son socioculturales, pero como vivo en la sociedad en la que vivo y he recibido esta educación, no los quiero cambiar ni tengo ningún interés por probar nada nuevo). Mis principios son estos.

    1. Hola!

      Muchas gracias por leer y por comentar aportando tu propia experiencia

      Me alegra saber que hay otras mamás para las que tener un bebé a bordo de sus vidas no supone renunciar a tener vida social. A mí me pasa como a ti, me divierto mogollón preparando casi todos mis planes en los que está presente la Duendecilla, y de la misma forma que tú, tampoco antes de dar a luz solía ya trasnochar a menudo (en mis tiempos mozos sí, jejeje, pero hace ya unos cuantos años que preferí cambiar las copas y el humo de los bares por mi cama calentita y la posibilidad de aprovechar el día, más que la noche).

      Respecto a lo de lactar en público, entiendo que te hayas dado por aludida, en parte sí era por tu post, pero no sólo por él, pero en cualquier caso he tratado de reflejar mi opinión de la manera más respetuosa posible y por supuesto que respeto tus principios aunque no los comparta. Que haya diversidad de opiniones respecto a la crianza, maternidad o cualquier otro tema es lo normal y yo creo que hasta positivo, porque cada madre tiene su forma de hacer las cosas y siempre está bien conocer otras opciones, argumentos, convicciones y maneras de entender las cosas, aunque, insisto, no sean compartidas. Así que, aunque no estemos de acuerdo, muchas gracias por tu explicación!

      1. Gracias a ti. Por ser tan tolerante. Yo creo que también lo soy, aunque no comparta determinados argumentos de los movimientos prolactancia. Creo que hacen mucho daño a madres como yo que no hemos podido dar el pecho por cuestiones como la toma de medicación (es mi caso). Me he sentido hundida, culpable y repudiada. Creo que, por encima de todo ello, esta nuestra identidad de madres y de mujeres. Algo que nos debería unir a pesar de nuestras opiniones contrarias.

        1. Yo no pertenezco a ningún movimiento prolactancia, pero como se suele decir, al final los extremos se tocan por lo que nada mejor que saber encontrar el punto medio.

          Siento muchísimo que por el tema de la medicación no tuvieras la oportunidad de dar el pecho a tu bebé… entiendo perfectamente que te pudieras llegar a sentir como comentas, hundida y culpable, porque estoy segura de que yo me habría sentido así también. Lo de repudiada, pues me parece fatal si alguien ha contribuido a que te sintieras así porque ya bastante tenías tú encima con la imposibilidad de dar pecho, como para que encima te hagan sentir peor por ello.

          Pero es que incluso, aunque no hubiera sido por un tema médico y hubiera sido por decisión libre y voluntaria, tampoco nadie tiene por qué cuestionarla, por mucho que no lo comparta. Yo tengo alguna amiga que directamente ha preferido no intentar dar pecho a su bebé, y aunque personalmente me parece una verdadera pena, es su decisión y no voy a intentar convencerla de lo contrario.

          Me uno a tu afirmación de que por encima de todo está nuestra identidad como madres y mujeres ;)

  2. Yo cada semana publico un Saturday Morning Plan que he hecho con mis hijos y en la mayoría de los casos compartido, con amigos o familiares, así que mi opinión del tema es evidente.
    No negaré que con dos niños de 4 y 18 meses, la infraestructura hay que pensarla bien, pero a mí me compensa sobradamente. Prefiero la incómoda aventura de ir buscando cambiadores por el mundo y el riesgo a un vómito en mitad de un teatro infantil (me ha pasado) que limitarme al circuito parque-casa.
    Es innegable que lo natural y por afinidad es rodearse de amigos con hijos, pero no siempre los tienes. Afortunadamente a muchos de mis amigos sin hijos, lo de tomarse un copazo solidario a las 5 de la tarde, les hace gracia.
    Soy consciente de que a mucha gente de mi entorno mis planes con niños les dan pereza… pero suele coincidir con aquellos que antes de tener hijos tampoco hacían ese tipo de planes. Ni bueno ni malo… opciones de vida :)
    Gracias por sacar el tema!

    1. Oyoyoyoyoy, qué alegría qué alboroto, la madre del Gremlin comentando en el blog, yuhu!! ;)

      Tus Saturday Morning Plans son super útiles y tengo que ponerlos en práctica, ya te contaré. Imagino que sí, que ya con dos churumbeles la cosa se complica un poco, pero es genial que eso no os haga desistir de llevar a cabo vuestros planes. Está claro que los bebés son seres delicados, pero no tanto como para tener que recluirse en casa. Además, en tu caso, está claro que el Gremlin tiene muy claro su objetivo, que es conquistar el mundo, jejeje

      Ah, me encanta el concepto de “copazo solidario a las 5 de la tarde”. Si es que es la mejor opción: los amigos no tienen que renunciar al alcohol (uy, cómo suena, así dicho) y los padres pueden seguir teniendo vida social. Yo, como aún estoy con la lactancia materna, copazos todavía más bien pocos, no vaya a ser que a la Duendecilla le guste en demasía y luego ya no quiera saber nada de mi dulce leche natural :D

  3. Igual será otro signo de que soy la oveja negra de la familia, pero cuando mi madre nos tuvo a mi y a mi hermana me dijo que fue cuando más se fortalecieron sus amistades así queeeeeee, estoy de acuerdo ^^ Cambiar la forma de quedar con l@s amig@s no significa renunciar a la vida social, lo que pasa es que el ser humano cambia, crece madura y se adapta punto pelota :D
    Buen post como siempre guapa!!!

    1. Gran verdad, querida Randis! Si uno tiene resistencia al cambio, lo va a pasar muy mal! “Todo cambia, nada permanece”, que decía aquel filósofo, así que lo mejor es adaptarse a las circunstancias.

      Besitos mil! <3

  4. Estupendo post! Esto va por barrios, por supuesto, y tb en la naturaleza de cada uno. Si eres perezoso para salir de casa, con un bebé ya puede ser un drama hasta que consigues salir por la puerta. Pero si te gusta el mambo, como se dice, un bebé solo es una circunstancia más a la que adaptarse….
    Eso sí, como ya sabemos tú y yo y muchas más, lo de ser madre, trabajar en casa y pretender llevar una vida social activa es muuuuuuuuuuuuuuuy difícil (y si estás en plena preñez pues más aún, jajajaja)… algún día conseguiremos vernos!!!!!!! :D
    Un besazo guapa para ti y tu duendecilla

    1. Uy, vida social+preñez sí que tiene que ser complicado, amiga! Ahí yo no puedo decir (todavía) gran cosa, pero sí, cuantos más participantes en la jugada, más complejo se vuelve todo.

      Ser madre y trabajar desde casa ya es de por sí chungo, y si le añadimos la variable “vida social”, ni te digo, así que por eso en mi caso dejo la vida social para el finde que es cuando suelo sacar de la ecuación la variable “trabajo” jejejeje. Tengo comprobado que si intento encontrar la solución con las 3 variables, mi sistema interno se bloquea.

      Pero dicho esto, yo también estoy convencida de que algún día conseguiremos vernos guapa!!! Pero si quieres que sea por la mañana, no sé yo si va a ser posible esta semana tampoco…

      Besitos mil!!!

  5. Me ha gustado esta entrada.

    Coincido en lo de que la llegada del bebé no tiene que ser el fin del mundo. Yo, sin embargo, pondría prioridades, y antes de cuidar de los amigos (que ya tienen quién les cuide) cuidaría del bebé, que sólo te tiene a tí y su padre, y que cuando son pequeños te necesitan para poder tener un desarrollo emocional y psicomotor adecuado.

    Es impresionante la cantidad de problemas que tienen muchos adultos por haberse sentido abandonados (en la práctica no lo estaban) cuando eran pequeños, incluso bebés. Y cómo puede influenciar su vida y comportamientos futuros.

    Respecto a lo de dar el pecho en público, no creo que haya mayor acto de amor que dar de mamar a un bebé. Si alguien ve algo sucio o inapropiado en eso en el acto de alimentar a un bebé, es que la suciedad o lo inapropiado están en él, no en lo que ve, si no en lo que tiene dentro.

    1. Sí, yo creo que ése (el sentimiento de abandono) es uno de los traumas más comunes en los adolescentes… Creo que ya lo comenté en otro post, pero siempre me viene a la mente la actitud problemática de los chavales que aparecen en programas como Hermano Mayor y la Supernanny, y al final del programa, cuando por fin se quitan la coraza y abren su interior, lo que sueltan es precisamente eso, que el padre o la madre no estuvieron ahí para ellos cuando eran más pequeños, incluso aunque en la práctica los padres estuvieran matándose de sol a sol para que no le faltara de nada a su retoño.

      Me alegro de que pensemos igual en cuanto al tema de dar de mamar en público ;)

      1. Pues sí, es curioso, pero casi todos nuestros problemas y forma de pensar tiene que ver con lo que vivimos o sentimos cuando éramos niños, por supuesto se puede cambiar, pero, a veces, sólo cambiando la perspectiva de esos pensamientos cambia totalmente la percepción actual de cualquier tema.

        No he visto hermano mayor, pero sí Supernanny, y se olvida que todos lo que queremos es amor. Y también se nos olvida que la disciplina y el poner límites es añor también. Son los niños que saben controlar mejor sus impulsos los que son más felices, y eso no se puede hacer sin límites. Muchas veces es la propia culpa que el padre siente por no poder dedicar más tiempo a su hijo, y el soborno con el que se intenta compensar, lo que hace que el niño perciba que hay algo mal y que puede seguir empujando y presionando, mientras el padre que se siente culpable cede y cede, hasta que ya no hay en qué ceder.

        Mamá baby blue, no creo que nadie tenga derecho a hacerte sentirte mal por no haber dado el pecho a tu hijo, menos aún si tenías medicación. Creo que muchas personas prolactancia actúan a la defensiva porque han tenido muchas críticas y se les ha insultado mucho, eso por no hablar de los pediatras, que hasta hace cuatro días (y no todos) eran más partidarios de la lactancia artificial. También porque se llevaban comisiones por recomendar una leche u otra…De hecho aún sigo oyendo comentarios de gente hablando mal de las personas que están en la liga de la leche. La última vez fue hace una semana…De cualquier modo cualquier persona con dos dedos de frente no te aconsejaría dar de mamar consumiendo medicamentos.

  6. Es curioso…yo creo que uno simplemente no sabe nada antes de vivirlo. Podías haber dicho cien mil nunca nuncas que te llega el bombo y el hijo y todo cambia. Puedes creer que vas a renunciar a tu vida social y de repente te encuentras con mas vidilla y actividad que nunca antes. Claro que la perspectiva cambia…si somos del todo sinceras ya no son verdaderas vacaciones, dormir cobra otro sentido y bueno dejas de comprar bolsos carísimos por tener uno amplio que si se cae la papilla y el biberón no pase nada. Aún estamos jóvenes pero veremos que NADA vuelve a ser igual- ni el salón, ni los copazos-merienda, ni nada. ¿pero quién de nosotras no repetiría? :) Del tema lactancia a mi se me hacía muuuuucho más fácil sacar el biberón que sacar la teta antipezón con pezonera jajaja pero ya ves hay pa todas en este mundo. ¡Viva la diversidad! Qué aburrida sería la blogosfera si todas fuéramos igual de perfectitas–naaadaaa hay que quejarse, revelarse pero sobre todo relajarse que ser madre no es trabajo fácil. :) Besotes amiga!!!

    1. Hola superamiga! :D

      Pues no puedes tener más razón, antes de vivir las cosas nos hacemos una idea de cómo serán y luego nos encontramos adaptando nuestra idea previa a la realidad. A mí me ha pasado por ejemplo con el tema del teletrabajo: pensaba que sería la solución a todos los problemas de la conciliación laboral y familiar, y bueno, sus ventajas tiene porque no me he visto en la obligación de llevar a la Duendecilla a la guarde con apenas 4 mesecillos de ná. Pero también, en algunos momentos, me las he visto putas para poder concentrarme y ser productiva. Eso de que un bebé se pasa el día entero sobando a pierna suelta… será los de las demás, porque la mía no me duerme nada durante el día!

      Por cierto, genial tu post de “nunca nunca”, debería plantearme hacer mi propia lista, jejeje.

      Un besote!

      1. 4 mesecillos—reina estás de estrene!!!! tons tranquila que si crees que te las has visto putas espera a que se siente, a que gatee y que se ponga de pie—es un no vivir jajaja pero se logra- mirame a mi bloggeando eso si he aprendido a sujetar sonajas con los pies y tapar enchufes con el octavo tentáculo :) Ah de dormir todo el día naaaah eso es parte de la vida de ensueño que vendemos los publicistas la Critter jamás ha dormido—ya logré a laos 9 meses de 8 a 8 pero por el día solo duerme 30 hr y YA! asi que se de lo que hablas….HAS TU PROPIA LISTA anda y hagamos que el hashtang nuncanunca sea trendmummytopic :) besotes superamiga!

        1. Ya, ya, si yaaaaaaa lo sé, my friend! Soy consciente de que la cosa va a ir a “peor”, que cada vez va a demandar mayor atención y que, como tú dices, en cuanto comience a gatear no le voy a poder quitar ojo de encima, OMG! Precisamente por eso hemos tomado la determinación de llevarla a la guarde cuando cumpla el añito, aunque sólo serán unas horas, pero a mí me vendrán de perlas para poder sacar el trabajo adelante.

          Pues sí, cuando la Duendecilla y otros posts que tengo pendientes me dejen, haré mi propia lista #NuncaNunca ;) muaaaak

          1. :) pues mi gran reco aunque yo no la seguí y Critter menos es el corro—yo le di libertad y eso significo tomarme veinte valiums para dejarla hacer y deshacer pero claro escribes dos palabras y le quitas el enchufe, el ipad, el cuchillo jajaja todo lo que pueda estar a su alcance—ah y olvídate de manteles largos jajaja ya verás tú! besotes y espero los nunca nunca con ansias.

          2. Dora, para isso e9 preciso coainfne7a e dedicae7e3o.c9 legal fazer uma coisa que se chama compreense3o mfatua.a) entendeu o meu ponto de vista?b) entendi o seu?c) o que tem dfavidas?d) o que tenho dfavida?e) ok, je1 sabemos o que cada um pensa?f) o que acrescentaria o que o outro acrescentaria?g) quais se3o concorde2ncias e discorde2ncias.Eis um encontro!que dizes?Bjs,Nepf4.

  7. Hola Beltzane! Primera vez que me paso por aquí y encantada. Te cuento mi experiencia, hasta que Marco empezó a gatear hacíamos de todo, fuimos los tres a Roma y vimos todos los museos que nos apeteció, quedadas con amigos, en fin, mas o menos como cuentas, valiéndonos de la teta y la mochila puedes hacer de casi todo. Pero con la movilidad y la impaciencia de los peques todo cambia temporalmente, tienes que ir a sitios con terreno y sin aglomeraciones. Pero no importa, cuando los amigos son de verdad, les encanta un almuerzo en casa o un día de campo.

    Un saludo!

    1. Hola Silvia!

      Qué bueno verte por aquí, gracias por la visita y por el comentario y por contarme tu experiencia (wow, a Roma con el peque!).

      Mi Duendecilla aún ni siquiera gatea, así que ya te contaré cuando la movilidad entre en nuestras vidas, jejeje.

      Un abrazo!

  8. Pues estoy de acuerdo contigo Belbelart , y somos cada vez mas los que lo entendemos de este mismo modo (por fortuna para los niiños que crecerán con la maravillosa sensación de ser lo mas importante del mundo para sus padres/madres); ese es nuestro aporte a la sociedad: el amor, el respeto y el cuidado de nuestros hijos. Grandes teóricos de la nueva maternidad lo afirman, pero nada como el mismo testimonio de las cientos de madres y cientos de padres, que orgullosamente hemos cambiado la noche de copas por noche de nanas, y que, como dices, preferimos una buena cañita a media tarde después de unas horitas en el parque con nuestros peques. Los amigos… los amigos van y vienen por la vida, y aunque son importantes, no son imprescindibles, en cambio tu familia siempre estará allí para darte apoyo y soporte. “Los amigos” los verdaderos entienden que tus prioridades evolucionen… Nosotros hemos reinventado una vida … nuestra “vida de pareja” a evolucionado a en “una familia”! y nos sentimos plenamente orgullosos de ello!.

    1. “Adiós noche de copas, bienvenidas noches de nanas”, me encanta! ;)

      Creo que das en el clavo: las prioridades evolucionan, al igual que lo hacen las relaciones, la de pareja la primera, pero en su medida también las amistades y como amigos tenemos que saber adaptarnos a las nuevas situaciones. Es como cuando en una pandilla de amigas alguna se echa novio y ya no le ven tanto el pelo; pues a no ser que esa relación de pareja te atrape totalmente (que también se dan esos casos), el resto de las amigas tendrá que comprender que ahora tienes que repartir tu tiempo.

      Pues en el caso de un bebé igual, pero con aún más motivo para entenderlo!

  9. Me alegro que tu y tu duendecilla, podaís disfrutar juntas de un montón de actividades. Creo que es verdad que ser madre no quiere decir que haya que quedarse en casa recluida, sin otra cosa que hacer que el bebé, limpiar, y mal dormir. Es importante intentar salir, y respirar aire renovado, no siempre es fácil, y en ocasiones no se puede ir a todos los sitios que a una le gustaría, pero con un poco de destreza y maña, vamos superando barreras y disfrutando del mundo que nos rodea…y por supuesto teniendo en cuenta que hay una pareja, que también esta ahí…En fin, muchas cosas que combinar…Un besote y espero poder conocer a esa muñequita.

    (Y si nos conocemos, por una amiga en común…la primera vez una noche vieja, en vallecas, te acuerdas??)

    1. Vaaaaaaya, qué sorpresota niña!!! Desconocía por completo que tú también fueras una #mamábloguera

      Mil gracias por pasarte por aquí, a mí también me encantaría conocer a tu pequeño tenedor ;) Por supuesto que me acuerdo de esa Nochevieja! (eso sí, no fue la primera… no estoy segura de cuál fue, pero antes de ésa hubo una en La Latina ¿te acuerdas?).

      Un besote!!!

  10. ooh! qué casualidad! te he encontrado y hoy hablaba de eso más o menos en mi blog… de renunciar!
    de cómo cambia la vida cuando tienes un bebé… Los horarios sin duda cambian y la lactancia materna es una gran aliada para mantener una “vida normal”. Llevo poco por aquí, pero como tu bien dices, leer experiencias de otras madres, ayuda! aunque no te haces a la idea hasta que no te toca a ti!
    Besos

    1. Hola batmami,
      Acabo de visitar tu blog y veo que notequedanh! Bueno bueno, pero qué emoción, no? Por lo poco que he podido ver eres primeriza ¡bienvenida al club! (de las madres y de las primerizas, como yo, jejeje).
      Curiosearé más tranquilamente tu blog cuando encuentre un ratejo (y por cierto, mil gracias por añadirme a tu blogroll!!!).
      Y tú tranquila, que ya verás como todo va a salir de lujo ;)
      Un beso

  11. Hola, me alegro de haber pasado por aqui porque estaba a punto de escribir un post muy similar a raiz de uno que he leído en otro blog donde su autora y muchos comentarios expresaban precisamente lo contrarioi. Estoy conpletamente de acuerdo en todo lo que dices, no podría haberlo descrito mejor (aunque lo intentaré en un rato). Nunca había pasado por aqui asi que aprovecho para echar un vistazo con tu permiso! Saludos!

    1. Hola y bienvenida!
      Puedes echar todos los vistazos que quieras, como no :)
      No sé qué post será, pero bueno, ya sabes que en esto de la madresfera hay infinidad de opiniones y experiencias. Estaré encantada de leer también tus propias reflexiones cuando publiques ese post.
      Saludos!

  12. Me ha gustado mucho tu reflexión!
    Cuando mi peque nació mi marido y yo no nos privamos de salir a comer, a dar una vueltecita o a tomar una caña. Era pleno mes de agosto y había gente que no entendía que saliéramos con un recién nacido. Yo nunca entendí que hubiera quien no lo entendiera porque mi hijo estaba la mar de cómodo en su carrito, durmiendo al aire libre y nunca le faltó su teta en cualquier momento o lugar.

    Con el tiempo fuimos acostumbrándole a salir siempre con nosotros y a dormirse en cualquier sitio: en brazos o en su carrito, pero nunca, nunca, he querido hacer planes nocturnos con él porque considero que una cosa es una siestecilla en cualquier sitio y otra muy distinta es fastidiarle el sueño nocturno.

    Conozco los dos extremos: gente que “aparca” a sus hijos para seguir haciendo su vida (como ya leíste en mi post) y gente incapaz de hacer nada porque consideran que todo lo que hagan fuera de las paredes de su casa perjudicará a su hijo. Creo que ni tanto ni tan calvo!

    1. Gracias por pasarte y por comentar, Silvia!

      Me alegro que compartamos nuestra opinión sobre el tema, es que es eso, ni tanto ni tan calvo!

      Por cierto, que hace dos fines de semana como te comenté en tu post tuvimos una boda familiar en Córdoba y tengo que reconocer que una y no más, santo tomás! En todo caso si es una boda de día, sin problema, pero la boda era de noche, la cosa se retrasó bastante, hasta casi las 11 no empezaron a servir la cena, la baby ya estaba agotaíca de tanto follón, tanto pasar de brazo en brazo, y sobre todo que fueron demasiadas “emociones” y cambios en un mismo día: primer viaje, cambio de rutinas y de horarios… A decir verdad, no disfruté nada nada nada de la boda, sólo pensaba en terminar de cenar cuanto antes e irme con mi niña a dormir. Cuando por fin pudimos hacerlo, la peque no se dormía ni a tiros, estaba acelerada! Pero bueno, esta experiencia me sirve para saber que no volvería a repetirlo.

  13. Me ha gustado mucho leer tu artículo, es alentador para las futuras mamás pues lo más común es escuchar, “al tener un hijo te cambia la vida” y por supuesto que te la cambia pero que te lo digan así en tono “prepárate para lo peor” pues asusta un poco y leer tu experiencia personal, que es información de primera mano, demuestra que hay casos y casos. Un saludo :)

    1. ¡Muchas gracias!

      Me alegro mucho de que te resulte alentador. Como tú dices es evidente que es un cambio brutal en la vida de una persona, y de una pareja también, pero si realmente deseas tener niños, entiendo que es para hacer planes con ellos, para dedicarles tiempo. Pero eso no es incompatible con un montón de planes previos a la maternidad, así que quien se queda en casa y ve el tema de los hijos como una limitación para todo, es porque quiere, así de sencillo ;)

      Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s