TRX, Suspension Training


Siendo como soy adicta al ejercicio físico, ya estaba tardando en hablar de algo relacionado con ello, y hoy me gustaría hacerlo con este innovador sistema de entrenamiento integral que, desde hace ya años, causa furor en EEUU.

La herramienta en sí no puede ser más simple: se trata de un sistema de tensores ajustables que te permiten trabajar con tu propio peso. Hay cientos de ejercicios posibles (de hecho se pueden trabajar todos los grupos musculares), y aunque a simple vista pueda parecer que es fácil o flojo, puedo asegurar que de eso no tiene nada.

La dificultad que entraña es que hay que tener un enorme control corporal para ejecutar los movimientos con una técnica perfecta, y si no lo tenemos, aprovechamos para trabajarlo. ¿Qué más puedes conseguir? Fuerza, equilibrio, movilidad, coordinación, flexibilidad y un abdomen más duro que una tabla.

La primera versión del TRX surgió de la mano de los SEALs (las fuerzas armadas americanas de mar (Sea), aire (Air) y tierra (Land)), que en su afán por mantenerse en forma, afinaron el ingenio y la creatividad utilizando unas simples cuerdas de paracaídas que colgaban de los tanques.

En 2001 su creador, Randy Hetrick (que, por cierto, ¡tiene perfil en LinkedIn! ), harto ya de combatir durante casi 15 años por su patria, decidió darle un nuevo rumbo a su carrera profesional. Patentó el TRX y fundó Fitness Anywhere Inc.: de soldado a empresario.

trx

El invento ha tardado bastante en llegar a España, pero poco a poco se ha ido introduciendo en los gimnasios y ya son cada vez más los entrenadores personales que lo utilizan en sus sesiones. De momento no hay clases colectivas como en EEUU, pero lo más probable es que comiencen a ofrecerlas de aquí a un tiempo (precisamente esta semana comienzan en nuestro país los cursos oficiales de formación en TRX orientados a trabajar con grupos reducidos de gente)

Si por un casual eres de los que pasa de gimnasios, puedes entrenar con el TRX en casa siempre que tengas un buen soporte para colgarlo, aunque es recomendable contar con la supervisión de un profesional para evitar lesiones (al menos al principio, hasta que nos hayamos soltado). Además, tú eliges el grado de dificultad, lo que lo convierte en una herramienta de trabajo apta para todas las edades.

¿La pega? Pues como suele pasar, su elevado precio: ¡nada menos que 150 $! Una cantidad bastante elevada aunque el pack incluya un DVD y un manual de ejercicios.

Una alternativa (aparte de intentar crearte tu propio TRX casero cual marine americano) nos la da la empresa americana LifeLine USA, con su Jungle Gym, muy similar al TRX, pero mucho más barato, aunque tiene pinta de ser de peor calidad.

Os dejo con otro video del TRX

Si alguien lo prueba, que me cuente su experiencia!! :)

Anuncios